2019/01/19 08:35:36 http://oralequechiquito.com

Sumando peldaños para el bienestar

Autor:
Sección: Reflexiones
10/01/19 8:04 am

265599

Todos hemos experimentado alguna vez esa sensación de precipitarnos al vacío sin paracaídas, de hundirnos sin un saliente al que agarrarnos. Se trata de momentos de tristeza extrema en los que no vemos luz ni posibilidad de encontrarla. Hablamos de instantes en los que necesitamos una reconstrucción emocional.

Reconstruirnos emocionalmente significa recuperar la seguridad, volver a avanzar aunque las zancadas sean muy pequeñas. Disminuir el riesgo y buscar anclas o puntos de seguridad. Dar forma a una base sobre la que volver a emerger.

La reconstrucción emocional es una ardua: va a consumir una buena parte de los recursos que nos quedan. Sin embargo, será una inversión que merezca la pena. Reconstruirnos hace parte de la travesía que es vivir.

Una reconstrucción emocional consiste, como hemos avanzado, en diseñar y trabajar en unos nuevos cimientos. Es decir, en ir transformando o podando todo aquello que nos hacía daño. Para ello, podemos comenzar con el análisis de lo sucedido. Quizás es hora de que te sientes en una silla e intentes analizar qué ha pasado últimamente para que te encuentres en esa posición.

“Reconstruirnos emocionalmente es el arte de cuidarnos en los momentos más difíciles”.

Reconstrucción emocional, el arte de ser asertivo

La asertividad es todo un arte. Se trata de mostrar lo que verdaderamente nos sucede de forma eficaz y cuando la situación no lo favorece. En muchas ocasiones no es sencillo decirle que no a un ser querido o a un jefe, aunque haciéndolo solo defendamos nuestros derechos.

¿Por qué necesitamos la asertividad para la reconstrucción emocional? Porque nos abre un espacio en el que podemos vernos como seres autónomos, capaces y con derechos (a la par que obligaciones y responsabilidades). Así, podremos alimentar esa sensación de control que ha sido dañada con el refuerzo de las sensaciones de indefensión.

Me quiero, me reconstruyo

Otro de los peldaños de la reconstrucción emocional es la autoestima. La autoestima comprende al conjunto de sentimientos que tenemos respecto a nuestro autoconcepto. Es decir, está relacionada con la parte más emocional de nuestro yo.

¿Por qué es tan importante en la reconstrucción emocional? Porque las personas somos más proclives a cuidar a quien nos cuida (nos genera sentimientos positivos). Así, si nos cuidamos, es más probable que queramos cuidar a ese que nos cuida; es decir, que nos queramos cuidar. Quizás te suene un poco complejo, pero si lo vuelves a leer verás que no: solo es un círculo que se cierra.

Bienvenidos los cambios

Toda reconstrucción emocional pasa por hacer cambios: tanto a nivel interno como externo.

  • Cambio 1. Se trata de hacer modificaciones para volver a un estado similar antes de la crisis.
  • Cambio 2. Se trata de cambios que nos sitúan en una posición distinta al comienzo de la crisis. Es entonces cuando hablamos de transformación.

De cada cambio podemos aprender, sea 1 o 2.

La reconstrucción emocional depende en gran medida de nuestra voluntad y de nuestras decisiones, aunque en última instancia la ayuda de los demás también pueda inclinar la balanza. Además, siempre podemos solicitar ayuda profesional como apoyo para dar forma a esta reconstrucción emocional.

La reconstrucción emocional es una aventura. No es necesario que nos sintamos mal para llevarla a cabo; de hecho, suele producir resultados realmente buenos cuando se realiza en momentos emocionalmente positivos. La razón: tenemos mucha más energía y los cambios que hay que hacer no suelen ser tantos.

Reacciones:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.