2019/01/20 17:35:10 http://oralequechiquito.com

LA PALABRA DEL GIOCONDO… El pasado no se borra, que no se olvide

Sección: Zona de Debate
07/01/19 6:33 am

265130

Por: Alejandro Flores de la Parra

 

Algunos de los, hoy, férreos defensores de la “cuarta transformación”, eran los primeros que hace años denostaban la forma de hacer política de Andrés Manuel López Obrador. Populista, alborotador, peligro para México y una sarta de adjetivos y descripciones negativas salían de sus voces cuando habría tomado la Av. Reforma en la Ciudad de México (antes Distrito Federal) para luchar por su “triunfo legítimo”.

En lo local, algunos de esos denostadores hoy gozan de un lugar en el Congreso del Estado, cobijados por los colores de aquel al que señalaban como un peligro y que parecía no tener límites en sus ambiciones personales, ya que estaba dispuesto a afectar a quien fuera con tal de lograr sus fines. Otros, aunque no figuran en el Poder Legislativo, se cobijan en esos mismos colores con la esperanza de ser tomados en cuenta por el movimiento populista que criticaron.

En lo personal, lo que menos me importa es que hoy coman del plato que antes pateaban y no le daban ni al perro. Cada quien puede traicionar sus ideales y ser tan incongruente como quiera, buscando lograr su objetivo (vivir de los contribuyentes que sí se esfuerzan por ser productivos). Lo que no se puede tolerar, es que no sean capaces ni de terminar sus periodos para los que ya fueron electos y acabar siendo los “chapulines” que en su campaña (los que hicieron) tanto criticaban; como la expanista y expesista Sandra Lilia Amaya Rosales y los expriistas Otniel García Navarro y Luis Iván Gurrola Vega, en caso de que busquen postularse por la Presidencia municipal de Durango.

La “cuarta transformación”, como hemos podido ver, incluye transformarse de denostador del movimiento a crítico de la “mafia del poder”, dependiendo del color que estés pisando en ese momento.

Como si de un juego de Twister se tratara. Pero hay también quienes, incluso, abanderaron un supuesto movimiento independiente, cansados de los políticos de la vieja escuela y que tanto daño le habían hecho a la política y al país, pero que hoy se ponen de tapete para que el Presidente y sus allegados pisen sobre ellos mientras les lustran el calzado, como José Ignacio “Nacho” Aguado Hernández, quien también hacía lo mismo con Aispuro antes de abandonar al PRI.

Ellos tienen un pasado que no se puede borrar y, mientras pretenden que usted y yo, nos olvidemos de él y nos puedan ver la cara una vez más, nosotros tenemos la posibilidad de dejarlos en el olvido a ellos y buscar verdaderos perfiles, congruentes y que no sean capaz de traicionarse a sí mismos a cambio de una bolsa de monedas.

 

 

Twitter:@AlejandroFdelaP

Reacciones:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.