2019/01/20 18:06:10 http://oralequechiquito.com

El primer paso

Autor:
Sección: Reflexiones
12/12/18 8:08 am

258276

Somos responsables de nosotros mismos y de nuestros asuntos. Los otros son responsables de sí mismos y de sus asuntos, nos guste o no la forma en que cumplan con esa responsabilidad.

El primer paso se trata de eso, de una aceptación. Aceptar que tenemos el control de nuestras acciones y actitudes. Aceptar que no tenemos el control de las acciones y actitudes de los otros.

Somos responsables de nosotros mismos, de dirigir nuestra energía vital hacia nuestras propias metas, de crear una vida plena y satisfactoria para nosotros mismos. Cuando nos abrimos a permitir que esto suceda, entonces sucede.

Somos responsables de aliviar nuestro propio dolor, de enfrentar y manejar nuestros propios miedos, de decir que no, de darnos a nosotros mismos lo que necesitamos, de poner nuestros límites, de elegir y tomar decisiones cuando necesitamos hacerlo para cuidar de nosotros mismos en cualquier circunstancia o situación.

¡No somos víctimas!

Cuando aceptamos nuestra impotencia sobre los demás, nos potencializamos para cuidar de nosotros mismos. Cuando comencemos a cuidar de nosotros mismos, comenzaremos a vivir nuestra propia vida, y todo lo que nos corresponde es nuestro. Cuando dejamos de controlar a los demás, podemos permitirles llevar su propia vida y confiar en ellos para hacerlo.

Dar el primer paso (aceptando) nos aterriza en la realidad y en nosotros mismos. Nos centra. Nos equilibra. Nos devuelve a nosotros mismos.

Te puede interesar: La lección de la mariposa

Cuando dejamos de controlar, las cosas se arreglan por sí solas. Y nos damos cuenta de que nuestro lugar en el mundo es un buen lugar. A la larga, solemos agradecer la manera en que todo se resolvió porque es mejor de lo que habríamos logrado con nuestro comportamiento controlador.

Somos impotentes ante mucho más de lo que se nos enseñó. La aceptación de esto significa que estamos libres para ser dueños de nuestro verdadero poder en la vida, que también es mucho más de lo que se nos enseñó. Tenemos el poder de pensar, sentir, resolver problemas, marcar límites, definir y alcanzar metas, crear, sanar, cuidar y amarnos incondicionalmente y amar a los que nos rodean incondicionalmente.

¿Ante qué soy impotente? Ante casi todo lo que pretendo controlar.

Reacciones:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.