2018/12/14 13:55:25 http://oralequechiquito.com

Apuntes… Hacer las cosas bien, principio inviolable

Sección: Zona de Debate
27/11/18 6:49 am

254558

Por: Guillermo Fabela Quiñones

Nada cuesta hacer las cosas bien, menos si se tiene el poder suficiente para hacer a un lado lo que impide llevar a cabo premisa tan esencial en la vida. En principio, es más difícil hacer las cosas mal, sobre todo en política, porque se crean conflictos innecesarios. Es igual que mentir sistemáticamente, pues llega el momento en que de tantas mentiras se confunden los dichos. Vale la afirmación porque luego de más de tres décadas de hacer las cosas muy mal en el país, es la hora de rectificar antes de no poder hacerlo, sin violencia y con el consenso de la sociedad.

El próximo mandatario, Andrés Manuel López Obrador, ha dicho de manera reiterada que quiere “pasar a la historia como el mejor Presidente de México”. Lo podrá lograr si hace las cosas bien, es decir si actúa conforme a los intereses de la sociedad, no de minorías rapaces como así ha sido desde muchos años atrás, y de modo particular a partir de 1982, cuando la tecnocracia tomó en sus manos los destinos de los mexicanos. Sin embargo, aun así, encontrará una fuerte oposición, no sólo de los propios intereses afectados, sino de la incomprensión a su programa de Gobierno.

Sin duda la hay, como es previsible que suceda cuando se busca romper ligaduras con el pasado, y más aún cuando por fuerza se actúa con demasiada cautela para evitar que los intereses creados quieran aprovecharse del momento a fin de confundir más a la sociedad, para lo cual cuentan con suficientes medios y recursos económicos. Lo estamos viendo, a raíz de las consultas y, sobre todo, de las decisiones que por estrategia contradicen los compromisos de la campaña.

Sin embargo, es preciso entender que, como dice el dicho popular, “el horno no está para bollos”. López Obrador lo sabe perfectamente ahora que tiene una información más completa de la realidad nacional. Él mismo es el primero que sabe lo doloroso que es meter el freno en vez del acelerador cuando lo que se requiere es avanzar a marchas forzadas. Así como hay que bajar la velocidad en un camino plagado de curvas, con mayor razón hay que hacerlo en materia de proyectos de Gobierno.

En lo que debe tener mucho cuidado es en no seguir con el pie en el freno más tiempo del previsto, una vez que la ruta es de línea recta. Entonces sería rebasado por quienes con justa razón ven que ya pasó lo peor del trayecto y empieza el sendero sin curvas ni desviaciones. Es natural que el pueblo tenga prisa por llegar adonde está la justicia prometida, también lo es que las élites hagan lo indecible por mantener sus privilegios. Encontrar el justo medio es la tarea de López Obrador, sobre todo al inicio de la marcha hacia la meta sexenal.

Lo que la sociedad mayoritaria debe tener muy en cuenta es que empieza un trayecto muy complejo, que necesariamente implica mucha precaución, pero al mismo tiempo firme voluntad para llegar al principal objetivo: La “cuarta transformación” de la República. Esta no se alcanzará en una nación destruida por la violencia, menos aún por injusticias sociales que solo se pueden liquidar con el apoyo colectivo.

 

Reacciones:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.