2018/12/11 20:57:53 http://oralequechiquito.com

¿Dónde estás, Dios? ¿Dónde fuiste?

Autor:
Sección: Reflexiones
22/11/18 8:34 am

252785

Mucha gente se ha ido. Es posible que nos hayamos sentido tan solos. En medio de nuestras luchas y lecciones, podemos preguntarnos si Dios también se ha ido.

Hay días maravillosos cuando sentimos la protección y presencia de Dios, guiando y guiando cada paso y evento. Hay días grises y secos de esterilidad espiritual cuando nos preguntamos si algo en nuestra vida es guiado o planeado. Preguntándose si Dios sabe o le importa.

Hay momentos en los que definitivamente nos sentimos totalmente solos, como que pareciera que Dios se ha alejado o desaparecido y es que nuestro mismo estado emocional nos hace creer que hoy si estamos abandonados en medio de esos problemas de la vida.

Y es que la sensación de abandono divino por lo general llega siempre que por alguna razón hemos descuidado nuestra relación personal con Dios. Quizá ya no estás orando, o lo haces pocas veces y ya no regularmente y es allí entonces en donde somos más vulnerables a sentirnos abandonados y solos.

La verdadera realidad es que Dios jamás nos abandona, Él siempre ha estado allí en el mismo lugar de siempre, tan solo al alcance de una oración. Lo que ocurre es que nosotros somos los que optamos por alejarnos poco a poco y cuando venimos a sentir creemos que estamos solos porque volvemos a ver a los lados y no vemos a Dios, pero no lo vemos porque lo hemos dejado, nos hemos separado de Él, poco a poco hemos ido hacia el camino equivocado y es allí en donde solo encontraremos soledad.

Lo bueno de todo es que Dios siempre está dispuesto a recibirnos, lo único que tenemos que hacer es BUSCARLO. Y es que cuando decidimos buscarlo todo el panorama cambia, pareciera que nuestros ojos son abiertos y nos damos cuenta que Él ha estado más cerca de lo que creíamos, que nunca nos abandono, que fuimos nosotros quienes con nuestras decisiones habíamos optado por alejarnos, pero que Él siempre se mantuvo fiel a su Palabra estando allí, tan cerca, tan lleno de amor y misericordia como siempre.

Hoy quiero animarte a levantar tu cabeza, a buscar a Dios, a ir delante de Él, a rendirte completamente y a permitir que sea Él y nadie más que Él quien te ayude a solucionar esos problemas que posiblemente estés enfrentando.

Nunca te olvides de buscarlo, aun cuando pareciera que nada cambie, debes de confiar, debes de seguir creyendo, debes de ir de la mano con Él.

Busca tiempos tranquilos en los días grises. Practica la disciplina y la obediencia hasta que llegue la respuesta, porque lo hará.

Hoy, recordaré que Dios no me ha abandonado. Puedo confiar en que Dios dirige, guía, dirige y planifica en el amor cada detalle de mi vida

Reacciones:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.