2018/09/22 04:58:04
{{selectedTrack().name}}
El tiempo - Tutiempo.net
Los ejercicios que los hombres deberían hacer todos los días

Los ejercicios que los hombres deberían hacer todos los días

Autor: Sección: Hombres 29/06/2018 6:19 pm 211142

Tal vez no te sientas como un extraño en el gimnasio porque vas varias veces a la semana, pero ¿estás aprovechando el tiempo? Eso es otra historia.

Aunque cumplir con una rutina normal puede hacerse aburrido, y a veces, convertirse en inservible, sabemos que hay algunos ejercicios que todo hombre debería considerar agregar a sus entrenamientos diarios.

Sentadillas: Son versátiles y puedes hacerlas sin equipo. Lo más importante es realizarlas de forma correcta. Manténte erguido con los pies separados a una distancia similar al ancho de la cadera y ten los hombros relajados. Mira hacia adelante para mantener tu cuello alineado con tu columna vertebral y mantén los brazos rectos frente a ti o sobre tus caderas.

Lentamente ponte en cuclillas como si estuvieras a punto de tomar asiento manteniendo los talones quietos en el suelo y el torso erguido. Tu objetivo es hacer de ocho a doce repeticiones. Este ejercicio es muy completo, ya que estimulas el sistema cardiovascular, lo que ayuda además a quemar más grasa. ​

Estocadas: También se pueden llamar ‘lunges’. Tienen como finalidad desarrollar la agilidad y fuerza física, pudiendo tener un completo control del cuerpo al moverse. Las estocadas se realizan sin peso adicional, pero existen variaciones donde se utilizan mancuernas o una barra; no recomendadas para los principiantes. Coloca la espalda y piernas rectas con los brazos extendidos en los costados.

Se avanza con un pie teniendo la vista hacia el frente, manteniendo el tronco siempre recto. Entonces, la rodilla trasera toca levemente el suelo. Se usa la fuerza de los glúteos para llevar la pierna trasera hacia adelante. Es importante no detenerse en cada paso, sino realizar una caminata continua. ¿Quieres un desafío? agrega un ejercicio de curl de bíceps con pesas o camina hacia adelante cuando hagas el movimiento para mantener las cosas más interesantes. Repítelo de ocho a doce veces en cada serie.

Cardio: Sudar durante 20 a 40 minutos en la cinta o elíptica podría ser el único tipo de cardio con el que estás familiarizado, pero no necesariamente tendrá un impacto en tu tasa metabólica o en la rapidez con que tu cuerpo quema calorías, asegura Nick Balestriere, entrenador en True Health Integrative Systems en Boca Raton, Florida. Considera agregar un ejercicio anaeróbico, como correr o saltar, cuando hayas terminado con una actividad aeróbica, lo que elevará tu ejercicio a un nivel más intenso y aumente tu metabolismo en el proceso.

Yoga: Existen muchos tipos de yoga, unos más físicos, otros más filosóficos y otros más restaurativos. Escoger uno u otro dependerá de muchas cosas, pero especialmente de lo que estés buscando en ese momento concreto de tu vida. Lo ideal es practicar esta disciplina mitad deportiva mitad meditativa entre dos y cuatro veces por semana, dependiendo de la disponibilidad que se tenga.

Toma una respiración profunda: Si no lo haces realmente puedes empezar a exacerbar otros problemas. Para mejorarla y también tu flexibilidad, considera practicar yoga. Durante los entrenamientos intensos, tu forma de respirar se ralentiza, en lugar de acelerarse como lo haría durante una rutina de cardio vigorosa. Además de entrenar tu cuerpo para hacerlo bien, también estirarás los músculos más tensos y los que no utilizas. Eso es importante porque los más inflexibles pueden conducir a problemas de espalda, opresión y desgarros musculares, añade el experto.

Planchas: La plancha es un ejercicio muy completo, pues al mantener todo nuestro cuerpo en tensión, en una contracción isométrica, se fortalecen a la vez muchos músculos: los abdominales, claro, pero también los glúteos, las piernas, la espalda y el pecho.

Está claro que o lo amas o lo odias, pero este ejercicio fortalecerá tu núcleo. Acércate al suelo como si fueras a hacer una flexión, con los codos doblados a 90 grados y ambos antebrazos apoyados en el suelo. Mantén tu cuerpo en línea recta desde la parte superior de la cabeza hasta la punta de los talones. Ahueca tus muñecas si te duelen por la presión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos reservados Grupo Garza Limón

Grupo Garza Limon