2018/06/18 02:52:22
Elecciones 2018
{{selectedTrack().name}}
El tiempo - Tutiempo.net
Rumbo a tus puntos calientes (Parte 1)

Rumbo a tus puntos calientes (Parte 1)

Autor: Sección: Tabú 14/06/2018 8:48 am 206149

Recuerda que en las relaciones de pareja, el tiempo es a veces muy traicionero y nos lleva a la monotonía y a la rutina sexual, pero si quieres reinventar el sexo con tu chico podrás hacerlo de muchas maneras y una de ellas es poder disfrutar de cada punto de su cuerpo que la lleve al punto máximo.

Debes de tener en cuenta que las zonas erógenas responden mejor a diferentes maniobras, por lo que nos hemos puesto al día sobre las nuevas técnicas de excitación y te lo contamos todo. Sigue leyendo.

Para Ellas. . .

Boca: Un simple piquito puede ser el detonante que active el centro cerebral de la pasión. Comienza con besos suaves, usando solo tus labios. Ya habrá tiempo para la lengua.

Orejas: Más allá del peligro de asfixia, los piercings pueden acentuar el factor erógeno de tus orejas. Actúan sobre las terminaciones nerviosas, haciendo esta zona aún más receptiva. Excelente territorio para los mordisquitos.

Pezones: Excitar esta zona tan sensible de tu cuerpo dispara el mismo área cerebral que se activa cuando te masturbas, produciendo una sensación erótica similar. Se trata de aplicar una presión ligera, el control lo llevas tú.

Cuello: Sus múltiples receptores de caricias hacen que responda muy bien a los besos y las cosquillas suaves. No te cortes y pídele que te se centre en la zona posterior de tu cuello, por debajo de la nuca. Te sorprenderás… ¡y te excitarás!

Clítoris: Con mil terminaciones nerviosas, es supersensitivo. Primero hay que estimularlo; pídele a tu pareja que se entretenga con los muslos y la cintura antes de poner el foco en este punto. Cuando ya estés a tono, una presión circular te irá de maravilla.

Areola: La piel alrededor del pezón no tiene tantas terminaciones nerviosas como el pezón, así que un pellizco tal vez sea más efectivo que una ligera caricia. Dile que presione con un dedo en cada lado del pezón para aumentar esa sensación placentera.

Vagina: La vagina tiene dos velocidades: su delicada apertura reacciona a las caricias ligeras y a una suave vibración; en cambio, por dentro está abierta a la presión, al movimiento, a la plenitud. Todo eso lo puede conseguir él doblando sus dedos según los va introduciendo.

Culo: Está más cerca de la vagina de lo que puedas pensar, con los nervios anales compartiendo pared con el punto G. ¿Quieres jugar con esta zona menos explorada? Ve con cuidado. Él puede empezar haciendo círculos alrededor con un dedo. Y usa lubricante, por tu bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos reservados Grupo Garza Limón

Grupo Garza Limon