2018/08/21 02:51:11
{{selectedTrack().name}}
El tiempo - Tutiempo.net
APUNTES… EN EL OLVIDO LA RENTABILIDAD SOCIAL

APUNTES… EN EL OLVIDO LA RENTABILIDAD SOCIAL

Autor: Sección: Sena de Negros... Zona de Debate 11/04/2018 5:58 am 187417

 

Por: Guillermo Fabela Quiñones

La crispación social será determinante en los resultados electorales, realidad que irá en aumento a medida que se acerque el día decisivo, porque saldrán a la luz hechos que demuestran la inviabilidad del continuismo de un régimen excluyente, ajeno a las más elementales responsabilidades que debiera cumplir con una mínima eficacia. El asunto es de máxima importancia, porque de su cabal atención depende que se vaya distendiendo un estado de ánimo colectivo que puede salirse de control, como lo dejan ver los cada vez más frecuentes linchamientos de infelices delincuentes comunes por turbamultas enardecidas.

Los poderes fácticos deberían tomar muy en cuenta esta dramática realidad nacional, y obrar con un mínimo sentido común para evitar daños mayores al país, de los cuales nadie saldría bien librado. Y decir nadie debe tomarse en su sentido literal. La realidad objetiva nos muestra a una sociedad profundamente dividida, profundamente dolida por las políticas públicas de un régimen que se desentendió de sus responsabilidades sociales, como si éstas no fueran parte fundamental del quehacer gubernamental. La táctica del adelgazamiento del Estado, en México se llevó a extremos perversos, con resultados terribles.

Las inversiones públicas se han venido reduciendo drásticamente, a niveles ínfimos, como sucedió el año pasado, cuando representaron apenas 3 por ciento del producto interno bruto, según el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp). El gobierno federal se ha dedicado prácticamente a ser una oficina administrativa, la más cara del mundo en relación con los resultados: en los pasados 35 años el promedio de “crecimiento” ha sido de apenas 2 por ciento, mientras que en el sexenio de Adolfo López Mateos se llegó a rebasar el 11 por ciento, y sin impacto inflacionario a pesar de los salarios, entonces los más altos en América Latina.

El problema de fondo es que no obstante que la deuda total del país llegó ya a los 10 billones de pesos, no hay dinero para impulsar un desarrollo social básico. La población ha visto reducirse sus niveles de vida como nunca antes, pero al mismo tiempo también ha visto cómo se concentra la riqueza nacional entre un reducido grupo de oligarcas que son dueños de los principales monopolios y negocios del país. En este sexenio ha sido proverbial la política de recortes al presupuesto de egresos, sin otra justificación que decir que no hay dinero suficiente, cuando la ciudadanía observa cómo se derrochan sumas multimillonarias en obras suntuarias, en gastos superfluos, en publicidad inútil porque nadie cree en ella.

En cambio, los renglones fundamentales de una administración pública responsable y con un elemental sentido social, están en el olvido o reciben una atención muy precaria. La salud es uno de ellos, el que más ha resentido los recortes y el desinterés del gobierno. Es terriblemente dramático el caso de los hospitales de salud mental, los cuales cumplen una labor necesarísima en la actualidad, porque a la par de la descomposición del tejido social se ha recrudecido el consumo de enervantes, mismo que a su vez produce enfermos mentales que demandan una mínima atención para evitar males mayores a la sociedad, no sólo a sus familiares.

No debe ser casualidad que en el estado de México, el secretario de Salud de la entidad, doctor Gabriel O’Shea, se ha destacado como un enemigo del tratamiento hospitalario a enfermos mentales. Quizá suponga que destinar recursos a su atención es dinero malgastado, por eso está empeñado en desaparecer a una institución hospitalaria que cumple sus funciones de manera ejemplar, bajo el modelo llamado “Miguel Hidalgo de Salud Mental”. Los médicos responsables se preguntan qué intereses hay detrás de una acción que va en contra de un tratamiento profesional cuya eficacia está plenamente probada.

¿Será acaso que dicho funcionario quiere ser congruente con el modo nazi de tratar a los enfermos mentales? ¿Será que recibió una orden en ese sentido del gobernador Alfredo del Mazo Maza? El caso es que quiere destruir un hospital muy relevante en su ramo, cuando es un hecho incuestionable que los males mentales se están recrudeciendo en la medida que avanza la descomposición social de una sociedad. Esto sí lo han entendido otros gobernadores, como el de Yucatán, Rolando Zapata, quien apoyó la construcción de tres instituciones basadas en el “Modelo Hidalgo”, a sabiendas de que se trata de una inversión de muy alta rentabilidad social.

Este tema, la rentabilidad social, ha sido absolutamente desestimado durante el régimen neoliberal, con resultados terribles para los mexicanos. El único que lo toma muy en cuenta es Andrés Manuel López Obrador, porque sabe que de su solución adecuada depende el futuro de México. Esto deberían saberlo también los grandes magnates que se han beneficiado del modo de producción que más ha empobrecido al país. Llegó la hora de que recapaciten para evitar males mayores cuyos costos los afectarían a ellos también.

Ante empresarios de la Cámara Americana de Comercio, el candidato de la coalición Juntos Haremos historia, se refirió al imperativo de homologar el salario mínimo lo más posible con el de Estados Unidos. Sería un paso trascendente, que repercutiría positivamente en el mercado interno y reduciría las tensiones sociales derivadas de la desigualdad que caracteriza a México. Fue reiterativo en afirmar que de llegar a la Presidencia, “lo único que va a suceder es que se va a terminar con la corrupción y la impunidad, y el gobierno mexicano ya no va a estar al servicio de una minoría”.

Esta minoría privilegiada debe entender que aún estamos a tiempo de que a México le vaya bien en el concierto mundial, pero sólo en la medida que todos los mexicanos tengamos oportunidades de desarrollo.

(guillermo.favela@hotmail.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos reservados Grupo Garza Limón

Grupo Garza Limon