2018/02/18 15:54:11
Elecciones 2018
{{selectedTrack().name}}
El tiempo - Tutiempo.net
Se convirtió en abogada para hacer justicia después de ser abusada

Se convirtió en abogada para hacer justicia después de ser abusada

Autor: Sección: Órale Qué Increíble 13/02/2018 8:20 am 169852

Linda Loaiza López Soto es una venezolana que, después de 17 años, logró llevar su caso de violencia de género a la Corte Internacional de Derechos Humanos. Ella fue secuestrada el 27 de marzo de 2001, por el que era hijo del rector de la Universidad, Luis Carrera Almoina. Durante cuatro meses, el hombre la torturó, la golpeó, la quemó y la violó.

Tan brutales fueron las palizas que durante dos meses y medio recibió la entonces adolescente de 18 años, que la prensa apodó al agresor como “El Monstruo de Los Palos Grandes”.

La joven fue rescatada el 19 de julio de 2001 de un apartamento en una zona acomodada del este de Caracas, la urbanización Los Palos Grandes, cuando tenía 18 años, sin embargo, el poder judicial venezolano no atendió ni estudió su caso.

Las fotos de su cara hinchada, con los párpados cerrados, quemaduras en la nariz, y la boca abierta y rota inundaron las portadas de los principales diarios. El país quedó conmocionado.

Las lesiones que sufrió fueron tan graves que pasó más de medio año hospitalizada y tuvo que someterse a 15 cirugías, incluida una de reconstrucción vaginal.

El pasado martes, en San José, en Costa Rica, rindió su declaración como la primera venezolana que demanda al Estado de su país ante ese tribunal internacional por un caso de violencia contra la mujer. Y se convirtió, además, en una de las pocas que ha llegado a esa instancia para exigir que el Estado se haga responsable por el daño que le infligió una persona particular.

“Mi voz es la de muchas mujeres en Venezuela y en América Latina que no han podido denunciar los hechos de los que han sido víctimas. Es importante que valoren mi testimonio, que sea valorado con equidad y justicia” dijo la víctima.

La joven, quien ahora tiene 35 años, argumenta que las denuncias repetidas que hizo su hermana mayor, Ana Secilia, para que se investigara su desaparición fueron desatendidas.

Su secuestrador, Luis Carrera Almoina, cuyo paradero es desconocido hoy en día, pagó seis años de cárcel por “lesiones gravísimas y privación ilegítima de libertad”, pero no por violación ni homicidio frustrado calificado, los otros dos cargos que le imputó la fiscalía.

La jueza absolvió a Carrera, luego de tres años en los que Linda Loaiza denunció retardos procesales e incluso hizo una huelga de hambre frente al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para que su caso fuese atendido.

“Llegar a este punto no ha sido nada fácil, ha sido un camino largo de muchas espinas”, dice Linda Loaiza desde San José de Costa Rica, donde está la sede de la CorteIDH.

El TSJ reabrió en diciembre de 2016 el caso de Linda Loaiza al anular la absolución por violación para Carrera, pero ella insiste en que no cree en las instituciones venezolanas y por eso emprendió acciones en cortes internacionales.

Primero acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, donde declaró que su experiencia había sido como “vivir la propia muerte”.

La Comisión admitió su demanda y de ahí pasó a la CorteIDH, donde se espera que los jueces dicten sentencia en el transcurso de un año.

Además de pedir al Estado venezolano que publique “datos desglosados sobre la violencia basada en género”, Linda Loaiza exige reparación para ella y su familia.

“Ellos han sufrido tanto como yo y han sido víctimas de amenazas”, le dice a BBC Mundo.

Cabe mencionar que Venezuela es considerada como el segundo país más violento del mundo, siendo que el 90% de los crímenes quedan impunes. Según el testimonio de la hermana de López Soto, la fiscalía pactó un arreglo monetario con la familia del agresor, por lo que sus denuncias nunca fueron atendidas.

López Soto se hizo escuchar, finalmente, dentro de un ambiente que absuelve a los agresores y mitiga las denuncias de violencia de género. Esperemos que su voz abra el camino para más justicia a nivel internacional.

Loaiza siempre intenta hablar del presente y de su lucha para que otras mujeres en Venezuela no vivan lo mismo que ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos reservados Grupo Garza Limón

Grupo Garza Limon