2018/02/18 15:52:17
Elecciones 2018
{{selectedTrack().name}}
El tiempo - Tutiempo.net
APUNTES… UNA OMINOSA Y CRUDA ADVERTENCIA

APUNTES… UNA OMINOSA Y CRUDA ADVERTENCIA

Autor: Sección: Zona de Debate 13/02/2018 6:47 am 170612

Por: Guillermo Fabela Quiñones

Es inexplicable la seguridad del abanderado del PRI, José Antonio Meade, de que ganará los comicios de julio próximo, sólo porque el actual gobernador, Alfredo del Mazo, “ganó” las elecciones que en un país democrático habrían sido anuladas. Como dice el dicho, “sobre advertencia no hay engaño”, así que se deben tomar todas las providencias para evitar un fraude monumental, pues sólo de ese modo seguiría el grupo mexiquense en el poder.

Para demostrar su “fuerza”, el partido tricolor organizó el cierre de precampaña de Meade en Tlalnepantla, estado de México, donde no habría riesgos de falta de asistentes ni de rechiflas condenatorias del pésimo papel que ha hecho el gobierno de Enrique Peña Nieto en defensa de la nación. Dijo que hace un año el triunfo del PRI en la entidad “se veía muy complicado”, pero al final no fue así porque ganó Del Mazo. Según Meade: “Ese triunfo regresó la tranquilidad al país y a los mercados. Inspirados en esa victoria, el primero de julio vamos a ganar”.

Como corresponsable de las decisiones excluyentes y antidemocráticas que han caracterizado al “sexenio de la corrupción”, tal como es conocido internacionalmente el gobierno mexicano, debe saber que los resultados están muy lejos de haber regresado la tranquilidad al país. Es imposible que lo crea, porque nunca como en la presente administración los mexicanos habíamos vivido en un escenario dantesco por la creciente descomposición social, la carestía de la vida, la violencia extrema y una inseguridad imparable. Si lo cree realmente, significa que vive muy ajeno a la realidad concreta por estar absorto en el comportamiento de Wall Street, la Casa Blanca y los organismos internacionales.

Sin embargo, no debe estar tan seguro de ganar porque exhortó a los priístas a “salir a pelear por cada espacio y cada posición… vale la pena salir a dar esta batalla, por nuestros hijos y por México”. ¿Está incitando a las huestes de desclasados que controla el PRI, a usar la fuerza para evitar una derrota anunciada gracias al despertar ciudadano en este sexenio? Tal parece que ese es su propósito, lo cual es preocupante dado el entorno de violencia en que estamos sumidos en buena parte del país.

Si le preocupara en realidad el futuro de “nuestros hijos” (incluso los propios), la camarilla reaccionaria que controla a los partidos de la derecha debería estar dispuesta a participar en una contienda bajo normas democráticas y civilizadas. Sólo así México podrá serenarse y salir del tobogán que nos está llevando a la pérdida total de estabilidad política y económica, por la voracidad de las élites.

Afirmó Meade que ganará la elección porque se ha propuesto “garantizar que los mexicanos vivan bien, que las cosas estén bien. Queremos reconocer nuestros errores y corregir lo que está mal”. ¿Acaso no llevamos más de tres décadas escuchando las mismas promesas con resultados absolutamente contrarios? Los hechos han demostrado que la derecha no tiene en su agenda política espacios para favorecer al ciudadano común, sino aprovecharse de él para convertirlo en paria al cual comprarle su voto por migajas. ¿Reconocer sus errores y corregir lo que está mal?

El modo de actuar de Peña Nieto, ¿no demuestra precisamente lo contrario? Para él todo está bien hecho; en su Gobierno no se ha cometido un solo error; México es un país maravilloso gracias a sus decisiones, que siguen “un rumbo siempre correcto”. No le importa decir frases auto elogiosas en un escenario que lo desmiente a cada paso. En este sexenio, la caída de los principales indicadores económicos y sociales ha sido estrepitosa, la más notoria por su trascendencia, los resultados contraproducentes para los mexicanos de las llamadas reformas estructurales.

De continuar la derecha en el poder, el país entraría en una espiral de gravísimas calamidades mucho más terribles que las de los últimos años. Su compromiso es con las élites, no con la sociedad civil, como lo ha demostrado la realidad, sobre todo a partir de que Miguel de la Madrid llegó a Los Pinos apuntalado por el gobierno de Ronald Reagan. En el presente sexenio se consumó el plan fraguado en Washington y México es ahora una colonia del imperio. ¿Acaso eso lo reconoce la tecnocracia entreguista?

Lo reconocen sin cortapisas en el exterior, incluso en sectores democráticos de Estados Unidos, los cuales muestran una genuina preocupación por las consecuencias que tal situación puede generar en el corto plazo, sobre todo en el plano migratorio. No habría muros, por firmes y altos que se construyeran, capaces de frenar la ola de indocumentados que serían expulsados de México, tanto por la miseria extrema como por la violencia sin freno. Saben de la urgencia de corregir los agudos desequilibrios con nuestro país, como lo ha expresado el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, único camino para frenar los gravísimos problemas de todo tipo que se han recrudecido en nuestro territorio.

Un amplio programa correctivo de lo mucho que ha hecho mal la tecnocracia neoliberal no lo van a realizar los abanderados de la derecha: están maniatados por sus fuertes compromisos con intereses espurios. A ellos si puede decirles Meade, con plena contundencia: “¡Yo mero quiero ser su candidato!”. Aunque lo sea, su victoria no está asegurada porque la sociedad mayoritaria ya despertó después de tantos abusos de las élites del poder.

(guillermo.favela@hotmail.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos reservados Grupo Garza Limón

Grupo Garza Limon