{{selectedTrack().name}}
El tiempo - Tutiempo.net
APUNTES…  GRAVÍSIMO COMPROMISO DEL SENADO

APUNTES… GRAVÍSIMO COMPROMISO DEL SENADO

Autor: Sección: Zona de Debate 06/12/2017 7:01 am

 

Por: Guillermo Fabela Quiñones

Mientras no exista en México un verdadero Estado de Derecho, con una división real de poderes, no hay bases para afirmar que vivimos en una democracia, aunque tal sea la meta que tiene la sociedad nacional desde 1917 cuando se promulgó la Constitución que nos rige. El hecho indiscutible es que al paso de los sexenios tal objetivo, por el que lucharon los protagonistas de la Revolución Mexicana, es cada vez más lejano. En consecuencia, aunque formalmente el régimen afirme que su esencia es democrática, la realidad demuestra que no lo es.

Tan así es que por eso la élite en el poder quiere dejar como legado la Ley de Seguridad Interior, instrumento jurídico mediante el cual podría asegurar su permanencia en el poder. Esto es válido decirlo porque no hay bases de ninguna índole, de acuerdo con expertos constitucionalistas, para violentar el espíritu y la letra del artículo 39: “La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su Gobierno”.

La realidad nos demuestra que luego de más de tres décadas de conformación del régimen tecnocrático, éste ya consumió sus posibilidades de gobierno, se desgastó terriblemente en el ejercicio del poder, de un modo imposible de configurar como democrático. Llegó la hora del cambio para evitar que las fuerzas armadas sean forzadas a usar las armas contra el pueblo, como podría suceder en el caso de que los principales intereses, los cuales se han beneficiado con las políticas públicas excluyentes y favorecedoras de la monopolización de los principales medios de producción, quisieran mantener su hegemonía económica y social.

Los saldos del neoliberalismo mexicano son muy desalentadores para las clases mayoritarias, incluidas las clases medias, los medianos e incluso grandes empresarios ajenos a las cúpulas. Es un contrasentido histórico suponer que el actual régimen puede seguir al frente del Estado. No hay mínimas condiciones objetivas para ello, de una manera democrática, mediante un proceso electoral transparente y confiable. Seguir abusando de la pobreza de los millones de afectados por la deshumanización del modelo, es lo más antidemocrático que podría utilizar la derecha en el poder.

Son muy ilustrativas las declaraciones que hicieron, al término de su visita de trabajo a México, los relatores especiales para la libertad de expresión de la ONU y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, David Kaye y Edison Lanza, respectivamente, en relación con la situación que afecta gravemente el trabajo periodístico en nuestro país. “México es una nación democrática y no puede continuar con esa dinámica de violencia y asesinatos contra periodistas. Cuando se compara con Siria y otros países donde hay conflictos y autoritarismo, México sale peor parado porque es una democracia que en muchos sentidos aspira a ser un país desarrollado”.

Es decir que, aun cuando formalmente el Estado mexicano es una “democracia”, estamos muy lejos de serlo porque todavía seguimos aspirando a ser un país en verdad democrático. Esa es la única interpretación que cabe sobre las palabras de ambos funcionarios. Advirtieron que “en algunas zonas del país el gremio (de los periodistas) vive aterrorizado”; estuvieron de acuerdo con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en que muchos informadores viven “una situación que no se puede definir de otra forma más que catastrófica”.

Por otro lado, se manifestaron en contra de la promulgación de la Ley de Seguridad Interior, pues “vulneraría entre otros el derecho a la libertad de expresión”. En ello también estuvo de acuerdo el representante en México de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jan Jarab, quien en una carta que envió al Senado para patentizar su rechazo a dicha ley, afirmó que “generaría riesgos para la vigencia de los derechos humanos”.

Sin embargo, el PRI con el apoyo del Partido Verde, puede aprobar este ordenamiento tan cuestionado; así lo señaló la presidenta de la Comisión de Gobernación del Senado, la priista Cristina Díaz, sin cambios, “como la remitió la colegisladora” (la Cámara de Diputados una vez que la aprobó con mayoría simple la semana pasada). Con ello, el régimen reaccionario estaría demostrando su desprecio a la comunidad internacional, la cual ha sido muy tolerante, conforme a la orientación de las súper potencias que generalmente sólo se oponen a gobiernos que actúan de modo democrático, en defensa de los intereses de sus pueblos.

Lo evidente es que llega un momento en que tal contradicción es imposible de aceptar, como es el caso de México en la actualidad, cuando se han rebasado con creces normas básicas para que se mantenga el apoyo, si no de los Gobiernos sí de los principales organismos internacionales. De ahí el gravísimo compromiso histórico que tiene el Senado si aprobara la citada Ley, que resulta imposible justificar con base en estricto Derecho.

Tan desmesurado interés del Gobierno de Enrique Peña Nieto de promulgar la Ley de Seguridad Interior, envía un pésimo mensaje a la comunidad internacional, sobre todo por la trascendencia del problema de la corrupción tan enorme que priva en nuestro país, agravado por los altísimos niveles de impunidad que son la regla en el sistema político y judicial mexicano. Por eso no ha sido posible concretar el Sistema Nacional Anticorrupción, tan traído y llevado discursivamente durante el sexenio.

Durante el primer día de la Semana Anticorrupción, evento organizado por la Secretaría de la Función Pública, llovieron críticas al régimen por la falta de voluntad para combatir el flagelo. Obviamente, sólo fueron escuchadas por los funcionarios de dicha dependencia, como ha sido la tónica en las administraciones neoliberales, sobre todo en la actual. De ahí que no quede otro camino para impulsar un cambio de fondo que la organización de la sociedad para evitar tentaciones autoritarias más graves.

(guillermo.favela@hotmail.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos reservados Grupo Garza Limón

Grupo Garza Limon