{{selectedTrack().name}}
El tiempo - Tutiempo.net
AMBIENTE POLÍTICO… SISMOS, HURACANES, ELECCIONES… Y OTROS DESASTRES

AMBIENTE POLÍTICO… SISMOS, HURACANES, ELECCIONES… Y OTROS DESASTRES

Autor: Sección: Zona de Debate 12/09/2017 5:35 am

Por: Eduardo Serrano

La República Mexicana ha sido sacudida de una manera impresionante durante los últimos días. Los fenómenos naturales Katia, Irma, José, y los sismos que azotaron el sur de México, han sido tan devastadores como el paso de algunos Gobiernos estatales que han agarrado parejo al norte, al centro y al sur de un país que recuerda lo que le causó Gilberto y Paulina, así como lo que arrasó Javier, Roberto, Humberto y otros más, muchos otros más, a su paso por las administraciones estatales, lo que pone a dudar ¿Qué es más devastador, un desastre natural o uno gubernamental?

Y es que para los desastres gubernamentales no hay que dejar pasar oportunidad, mucho menos ahora que para hacer pedazos a algunos municipios se les adelantó la madre naturaleza. Por ejemplo en Veracruz, las almas caritativas del Gobierno de aquel estado, repartieron miles de despensas a los damnificados con la leyenda “Yúnete” y la imagen de la campaña de Miguel Ángel Yunes Linares. En efecto, seguramente usted pensó lo mismo que su servidor cuando me enteré de tal noticia: ¡Qué poca…! Bueno, gracias al sano juicio del huracán “Yunes”, fueron cesados tres funcionarios por ese caso y aseguraron que jamás lo volverán a hacer… al menos, antes de la campaña…

A pesar del oportunismo de la administración actual en Veracruz, se siguen disputando el primer lugar como el más devastador los huracanes Katia y el exgobernador Javier. Y mientras que el sismo en Oaxaca dejó cerca de 80 víctimas mortales y una cifra alarmante de 800 mil damnificados, en Chiapas, un millón y medio de personas han sido afectadas por esos desastres. Los daños bien se pueden comparar con lo que por sexenios ocurre en muchos rincones del país donde la corrupción de los gobiernos se encuentra en franca competencia contra la furia de la naturaleza.

En efecto, el paso devastador de los últimos gobiernos ha generado que 57 millones de mexicanos vivan –o sobrevivan- en medio de la pobreza. El Consejo Nacional para la Evaluación de la Política Social (Coneval), ve que la única salida para estos otros damnificados de los huracanes sexenales, es aumentar el ingreso, de tal suerte que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), poniéndose una mano en el corazón y la otra en el bolsillo, subió siete pesos el salario mínimo general en este año. No pues con esto, la tragedia que viven millones de mexicanos es para dar coraje.

La problemática para las familias mexicanas se agrava con la presencia de desastres naturales, que ciertamente dejan caos, destrucción y muerte a su paso. Pero lo que hacen los huracanes sexenales no difiere en mucho, y peor aún, cuando se pronostica la llegada de un huracán electoral para el 2018, donde el INE gastará 25 mil millones de pesos en lo que cataloga como “la elección más grande de la historia”, ¡óigame!, es como para temblar de miedo, porque si el sismo reciente fue de 8.4 grados en la escala de Richter, altamente destructor, ahora con el huracán electoral… ¡que Dios nos agarre confesados!

Para evitar que nos preocupemos tanto, el INE explica que de esos 25 mil millones solo le va a dar unos siete mil millones a los partidos, el resto será para gasto ordinario y para la organización del huracán, electoral; mientras tanto, que sigan sumándose pobres a la lista, al fin y al cabo, este país puede darse el lujo de gastar millonadas en elecciones y poner a prueba la solidaridad de los mexicanos que ante la desgracias de sus hermanos, no la piensan dos veces y tienden la mano sin pedir nada a cambio.

Sismos, huracanes, elecciones, gobiernos corruptos, funcionarios y exfuncionarios en la impunidad, han dejado como saldo a un país pobre, destrozado. Algunas comunidades se encuentran en ruinas, otras rebosantes de belleza, pero muchas de ellas, carcomidas por dentro, pues resguardan en sus muros a los vividores del erario.

No todos, definitivamente no todos los políticos carecen de conciencia. Muchos abanderan causas nobles y bien intencionadas. Ojalá que esos políticos despierten antes de que los agarre el temblor en la noche; que no se cuenten como víctimas, mucho menos como victimarios, sino como mexicanos que defiendan la paz y deseen la prosperidad de este país que ha enfrentado por sexenios: elecciones, malos gobiernos, corrupción, impunidad y aparte, desastres naturales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos reservados Grupo Garza Limón

Grupo Garza Limon