{{selectedTrack().name}}
El tiempo - Tutiempo.net
APUNTES… PASO EXPRÉS A LA DESESTABILIZACIÓN                   

APUNTES… PASO EXPRÉS A LA DESESTABILIZACIÓN                   

Autor: Sección: Zona de Debate 25/08/2017 5:18 am

Por: Guillermo Fabela Quiñones

No debemos sorprendernos al ver cómo los poderes fácticos empiezan a mostrar su capacidad de presión política, pues faltan diez meses para los comicios del 2018, decisivos para el futuro de México. El riesgo es mayor ahora por la debilidad de un Ejecutivo que llegará al final de su administración completamente desgastado. La relativa estabilidad que aún conserva el régimen se verá amenazada, no obstante los acuerdos cupulares que haya necesidad de tomar para evitar males mayores al grupo mexiquense en el poder. De cualquier forma, tal situación redundará en un debilitamiento adicional al que ya se tiene.

Así como el famoso Paso Exprés localizado en Cuernavaca, Morelos, dio margen para que la ciudadanía acrecentará su enojo por el cinismo y corrupción del régimen, de igual modo se harán públicas presiones de todo tipo al gobierno de Enrique Peña Nieto, no sólo porque hay mucha tela de dónde cortar, sino porque la derecha está consciente de que debe aprovechar la coyuntura para obligarlo a que actúe manifiestamente a su favor. Sobre todo ahora que hay evidencias de sobra de los significativos avances de Morena y de su virtual candidato, Andrés Manuel López Obrador, realidad que espanta a los adalides del conservadurismo.

Un claro ejemplo de esto acaba de ponerse en marcha en Guadalajara, capital de Jalisco y uno de los bastiones de la derecha ultra reaccionaria. Allí reside el cardenal emérito Juan Sandoval Íñiguez, quien con el pretexto de desagraviar a la virgen de Guadalupe, convocó, a través de las parroquias de la entidad, a una marcha mañana sábado en dicha urbe, en protesta por la colocación de una escultura metálica  llamada Sincretismo, ya que “ofende los sentimientos del pueblo”, según el cardenal. Se trata de una escultura que combina elementos de las imágenes de la virgen de Guadalupe y de la diosa azteca Coatlícue.

Esta obra forma parte de un programa municipal de arte urbano que impulsa el alcalde Enrique Alfaro Ramírez, de Movimiento Ciudadano, quien  encabeza las encuestas entre los políticos locales. La verdadera intención de la marcha que llegaría al templo El Refugio, donde después de una oración alusiva se llevaría a cabo un recorrido hacia donde se ubica la escultura para “clausurarla” simbólicamente, la expresó el propio purpurado en retiro. Advirtió que “los miles de católicos ofendidos son ciudadanos que van a votar el año próximo”, así que el mensaje fue muy claro.

Como esta advertencia habrá muchas más, la inmensa mayoría de sectores conservadores y reaccionarios que temen un mínimo cambio en favor de la democracia en el país. Suponen que tienen todo para ejercer presiones sin respuesta, tanto por la propia debilidad del gobierno de Peña Nieto, como porque no le queda otro camino que cerrar filas con ellos para buscar apoyos que le permitan salir lo mejor librado posible al finalizar su mandato. Sin embargo, en la medida que se doblegara a tanta presión fuera de tono, injustificada políticamente, los resultados serían contraproducentes para un régimen que busca perpetuarse, ahora bajo el amparo de poderes facticos con residencia en el estado de México.

Obviamente se le restaría capacidad negociadora con otras fuerzas políticas y económicas que no ven con agrado que el grupo mexiquense quiera tener un control transexenal. Los jaloneos, en consecuencia, van a estar a la orden del día de aquí hasta las elecciones del 2018. Lamentablemente para la sociedad mayoritaria, poco o nada podrá hacer para tomar parte en el juego de presiones al régimen, porque no tiene una fuerza organizada de la magnitud de los organismos de la derecha. La Unión Nacional de Trabajadores (UNT), que tantas expectativas despertó cuando se fundó con 200 organizaciones gremiales, es ahora un fantasma sin ninguna fuerza real, no obstante contar con el aval del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana.

Ni que decir que los campesinos podrían hacer sentir una fuerza de la que carecen, a pesar de la existencia de numerosas organizaciones que defienden intereses sectoriales. Luego de más de tres décadas de neoliberalismo, la sociedad mayoritaria está absolutamente sin una representación de peso que pudiera defenderla de la obsesión de las élites por mantenerla bajo su pleno control. Desde luego, esta lamentable realidad es producto de la descomposición social auspiciada por un régimen corruptor, no sólo corrupto.

Ahora se pagarán las consecuencias de la falta de liderazgos independientes, capaces de ejercer las presiones necesarias en defensa de los intereses de las clases mayoritarias. La única posibilidad de evitar mayores descalabros es la unidad en torno al partido con más fuerza real, que en este caso es Morena, sin mezquindades y con una elemental visión de futuro. No entenderlo le facilitaría las cosas al grupo mexiquense en el poder, para continuar con menores riesgos su labor depredadora sin ninguna limitación. Por lo pronto, la derecha tiene el camino libre para hacer de las suyas conforme a sus particulares necesidades.

Aunque tanta presión de carácter antidemocrático, es muy probable que pudiera influir en algunos sectores afines al grupo mexiquense, como los partidos “bisagra”, para querer también aprovechar la oportunidad de ejercer más presiones en busca de nuevas canonjías. El PAN, sin duda, no desaprovechará la coyuntura para utilizarla como “paso exprés” en busca de una oportunidad más para despachar en Los Pinos, siempre y cuando el gobierno de Peña Nieto se viera en riesgo inminente de perder las elecciones.

Cabe señalar que de aquí a las elecciones, la principal responsabilidad de la mafia del poder será conservarlo al precio que haya que pagar. Sobre todo si el presidente Trump no lograra mantenerse en la Casa Blanca hasta el mes de julio del año próximo. El cambio de fuerzas políticas en Washington se reflejaría en nuestro país, en detrimento sin duda del gobierno de Peña Nieto, quien apuesta al apoyo del magnate neoyorquino para terminar su mandato sin apuros inmanejables.

Como quiera que sea, según lo que deja ver el activismo del cardenal emérito de Guadalajara, no saldrá ileso por tanta presión de la derecha. Mucho menos si milagrosamente las corrientes progresistas del país se pusieran de acuerdo para ofrecer un frente único capaz de construir un régimen democrático.

(guillermo.favela@hotmail.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos reservados Grupo Garza Limón

Grupo Garza Limon