{{selectedTrack().name}}
El tiempo - Tutiempo.net
Todos deberíamos tener un “roomie” alguna vez en la vida

Todos deberíamos tener un “roomie” alguna vez en la vida

Autor: Sección: Jóvenes 10/08/2017 11:45 am

¿Has pensado qué significa ser libre? Por ambiguo que parezca, todos hemos llegado a disfrutar de tal sensación en algún momento de nuestra vida porque ésta se convierte en un anhelo al que todos queremos llegar, especialmente cuando nos surge la necesidad de independizarnos.

 

Cuando enfrentes este sentimiento, sabrás que es momento de tomar decisiones que vayan construyendo tu gran sueño: Irte a vivir solo.

Pese a ello, independizarte no es una decisión que se tome a la ligera porque sostener un hogar es un reto que implica mucho esfuerzo, pero que si se enfrenta con la disciplina necesaria y te unes con personas que al igual que tú estén soñando en grande, te será posible antes de lo que esperabas. A continuación te presentamos algunas razones muy positivas para que decidas emprender tu nueva vida en compañía de un “roomie”.

Es un respiro a tu cartera

Suena muy egoísta pensar que vas a compartir “tu espacio” con una persona sólo por ahorrar dinero, pero en realidad es súper recurrente y uno de los principales objetivos de vivir con un “roomie”. Ya que seamos sinceros, de estar entre tus posibilidades, rentarías un departamento para ti solito.

 

No tiene nada de malo aceptar que se van a unir para dividir gastos, pues es totalmente normal y a la larga funciona bien; equivale a un respiro cuando calculas cuánto gastarías sumando la renta, servicios, productos y aquellos inconvenientes traicioneros que se hacen presentes cuando menos te lo esperas.

Unen ideas

La hora de decorar y renovar se convierte en todo un desafío lleno de aventuras en el cual dejas el sufrimiento a un lado, pues bien dicen por ahí que “dos cabezas piensan mejor que una”.

Pueden buscar ideas y hacer una selección para aplicar en su nuevo hogar, jugando con muebles, tamaños, texturas y colores. Además, pueden contribuir con mesas, sillas o pequeños libreros “heredados” a los que les bastará una pequeña renovación para adaptarlos a su propio estilo y que luzcan como si fueran nuevos. También pueden pintar sus muebles viejos con la mejor pintura, lo que les resultará toda una terapia de integración.

Aprendes a organizar tu tiempo

Lavar tu ropa, bañarse o ir al supermercado por los productos que les salvan la vida el resto de la semana. Parecen simples acciones cotidianas que no van más allá de eso, pero en realidad implican una organización peculiar cuando de alguna manera “estás compartiendo tu tiempo”.

De esta manera, aprendes a establecer horarios básicos —y desde luego en común acuerdo— que ambas partes deben respetar. Así es como también van surgiendo nuevos hábitos positivos.

Desarrollas tu capacidad de negociar

De la mano con los horarios, vienen las negociaciones que pueden abarcar desde lo más elemental hasta adoptar aptitudes que te pueden servir en otros ámbitos fuera del hogar. Intercambiar ideas, beneficios y sacrificios equitativamente: hacer reuniones con sus propios amigos alternando los fines de semana, el horario de meterse a bañar y su turno para lavar los trastes, etcétera.

Se puede convertir en tu mejor amig@

Comparten ilusiones muy parecidas, por lo menos de realización personal y por eso están juntos tratando de sacar adelante su nueva casa. Luchan día con día por un bien común y eso crea un lazo que va más allá de una simple amistad, pues ahora, comparten un lugar que se ha convertido en sagrado por todo el esfuerzo y sueños que guardan en éste. Por eso, cuando menos lo notes estarán más unidos que nunca siendo mejores amigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos reservados Grupo Garza Limón

Grupo Garza Limon