{{selectedTrack().name}}
El tiempo - Tutiempo.net
Lo que tenga que volver, volverá, en otras formas y en otro momento

Lo que tenga que volver, volverá, en otras formas y en otro momento

Autor: Sección: Reflexiones 18/07/2017 8:23 am

Al final, llega un instante en la vida en el que uno aprende a dejar ir ciertos sueños, ciertas amistades y algunos amores que en un momento dado lo significaron todo. Sin embargo, lo hacemos a sabiendas de que lo que tenga que volver lo hará de otras formas, con otros rostros, con otras sonrisas más sinceras y con nuevos vientos capaces de reiniciarnos una, diez y mil veces.

 

Perdernos, alejarnos de nuestros caminos de siempre no es tan malo como puede parecer en un principio. Dejar ir ciertas cosas, ciertas personas, proyectos, sueños y ambiciones tampoco es ninguna fatalidad. Porque al final, lo que cuenta son los pasos y todo lo aprendido. Solo así permitiremos que en su momento vuelva lo que tenga que venir, mientras avanzamos por ese camino de baldosas amarillas que es el propio crecimiento personal.

Lo que tenga que volver lo hará en su momento y en su lugar, mientras tanto seguiremos adelante.

 

Perder, recibir una negativa como respuesta, fallar, tropezar tres veces con la misma piedra o incluso enamorarse de la persona menos adecuada del mundo, tiene su finalidad: asumir un aprendizaje. Aún más, todos estos baches en el camino equivalen a tener que mejorar a la fuerza nuestros propósitos vitales, porque después del “tornado” llega la calma y la obligación de tejer un objetivo personal mucho más hermoso, más digno, más fuerte y ante todo resistente.

Tarde o temprano las oportunidades volverán y cuando lo hagan, estaremos perfectamente preparados. Aunque sabemos que lo que duele es no haberlo intentado en aquel momento, cuando había oportunidad.

Las estrellas están tan lejos de nosotros que incluso la luz de las más cercanas tardan años en llegar hasta nuestro pequeño planeta. Sin embargo, a veces no lo recordamos, y hay noches en que nos deleitamos señalándolas una a una sin recordar que tal vez, muchas de ellas ya no existen, que explotaron hace mucho, desintegrándose en el vacío cósmico en forma de polvo de estrellas.

No todo lo que vuelve hacia nosotros es auténtico, lo sabemos, como la luz de esas mismas estrellas. A veces perdemos un amor y esperamos que vuelva uno mejor, uno más apasionado, más luminoso y romántico. Otras veces, dejamos escapar una oportunidad y esperamos volver a tener la misma suerte lo antes posible, en un abrir y cerrar de ojos. Sin embargo, nada de esto se tan rápido como esperamos o de la forma que soñamos.

Hay que ser pacientes y entender que las cosas vuelven, no hay duda, pero siempre lo hacen de forma diferente: con un amor más tranquilo y enriquecedor, tal vez. Con una oportunidad menos reluciente, pero quizá más provechosa.

Para entender que la vida es un viaje en el que ganamos y perdemos cosas, donde nada es permanente y donde cada cosa que llega hasta nosotros es un regalo exclusivo que saber aprovechar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos reservados Grupo Garza Limón

Grupo Garza Limon